martes, 7 de septiembre de 2021

Conjuntos histórico-artísticos de la provincia de Cáceres: mosaicos fotográficos

 

El pasado mes de abril os presentaba, a raíz de la publicación de una ruta audiovisual por los conjuntos histórico-artísticos de la provincia de Badajoz elaborada por el Proyecto Extrema Dorii, una colección de mosaicos fotográficos dedicados a las doce localidades pacenses que cuentan con tal declaración patrimonial: Alburquerque, Azuaga, Burguillos del Cerro, Feria, Fregenal de la Sierra, Fuente del Maestre, Jerez de los Caballeros, Llerena, Magacela, Mérida, Olivenza y Zafra. 

https://caminosdecultura.blogspot.com/2021/04/colaboraciones-de-extremadura-caminos.html

Aprovechando la inmediatez del Día de Extremadura, hemos querido desde este blog cumplimentar aquella exposición, dedicándole una entrada a los conjuntos histórico-artísticos de la provincia cacereña, a fin de poder disfrutar de la totalidad de localidades extremeñas que disfrutan de tal reconocimiento, paseando así por la práctica totalidad de nuestra geografía, disfrutando de nuestra historia, nuestra etnografía y nuestro arte. En el caso de la Alta Extremadura, son dieciocho los enclaves declarados como conjunto histórico-artístico, cuyo listado se iniciaría en 1.943 a raíz de la declaración como monumento histórico-artístico de la Puebla de Guadalupe, siendo curiosamente el santuario guadalupense el primer inmueble extremeño en recibir la por entonces declaración de monumento nacional, corriendo el año de 1.879. Poco después, en 1.949, sería reconocido el conjunto histórico-artístico de Cáceres, conociendo seis de sus principales monumentos la declaración de los mismos, a modo individual, como monumentos nacionales, otorgadas entre 1.930 y 1.931. 

Tras Cáceres, vendrían Plasencia y Trujillo en 1.958 y 1.962 respectivamente, siendo reconocido Cuacos de Yuste como Paraje pintoresco en 1.959, tras llevar varias décadas disfrutando el monasterio de Yuste como monumento nacional, desde que fuese reconocido como tal en 1.931. En 1.969 le llegaría el turno al conjunto histórico de Hervás, bajo la denominación de Barrio Judío, siendo un año después declarada la localidad de Valverde de la Vera, con otra localidad verata, la de Garganta la Olla, prosiguiéndola en el listado desde 1.978. Inaugurada con esta declaración la relación de aportaciones que engrosarían el listado ya en la actual democracia, serían puestos en valor el casco urbano del abandonado pueblo de Granadilla en 1.980, así como el conjunto de Villanueva de la Vera, en 1.982. Conseguida la autonomía extemeña, el número de declaraciones otorgadas hasta entonces prácticamente se duplicaría, con Galisteo, Coria, Robledillo de Gata y Gata declarados en 1.991, 1.993, 1.994 y 1.995 respectivamente, terminando el siglo XX con el reconocimiento del Barrio Gótico de Valencia de Alcántara como conjunto histórico en 1.997, sumándose  las declaraciones en 1.998 de Cabezuela del Valle y Pasarón de la Vera. 

Curiosamente, a la prodigalidad declarativa de los años 90 le sucedería una única declaración en lo que llevamos del siglo XXI, otorgada a la villa de Brozas en 2.016. Ciertamente polémicos, o como poco llamativos, han sido los casos de Alcántara y Vegaviana, con el advenimiento por dos ocasiones de la caducidad sobre los incoados expedientes de protección redactados en pro de sendos municipios. Para Alcántara, se incoaría un primer expediente por orden de 21 de abril de 1.998, caducado por resolución de 23 de diciembre de 2.014. Un segundo intento, esta vez con la idea de declarar la localidad alcantarina como Sitio histórico, se iniciaría por resolución de 26 de enero de 2.015, conociendo igual archivo por resolución de 4 de diciembre de 2.020. La oposición de su ayuntamiento, en ambos momentos, sería al parecer el motivo que impidiera a Alcántara disfrutar de tal condecoración, mientras que la oposición vecinal conllevaría el imposibilitar de otorgación a Vegaviana, cuyos expedientes, incoados mediante resoluciones de 29 de junio de 2.009 y 9 de octubre de 2.014, serían declarados caducados el 6 de junio de 2.011 y el 10 de octubre de 2.018, respectivamente. A la espera quedan aún los expedientes incoados a favor de San Martín de Trevejo (resolución de 12 de marzo de 1.991), Hoyos (resolución de 30 de junio de 2.004), o de la aldea de Trevejo, dependiente de Villamiel (Orden de 15 de abril de 1.994), cuya iglesia y espadaña sí conocen la declaración como bien de interés cultural desde el 27 de septiembre de 1.982. Su final aprobación permitiría disfrutar a la provincia de Cáceres de un total de 21 poblaciones declaradas conjunto histórico-artístico que, sumadas a la docena de localidades pacenses que poseen tal reconocimiento, superarían la treintena de municipios que hoy disponen de tal condecoración, demostrando la riqueza patrimonial de nuestra región, mientras ésta espera, pacientemente, ser descubierta en cada uno de sus rincones.

Conjuntos histórico-artísticos de la provincia de Cáceres:

Brozas: decreto 148/2016, de 13 de septiembre.


Cabezuela del Valle: decreto 55/1998, de 21 de abril.


Cáceres: decreto de 21 de enero de 1.949.


Coria: decreto 72/1993, de 20 de mayo.


Cuacos de Yuste: decreto 300/1959, de 26 de febrero.


Galisteo: decreto 99/1991, de 3 de septiembre.


Garganta la Olla: decreto 542/1978, de 10 de febrero.


Gata: decreto 28/1995,  de 21 de marzo.


Granadilla: decreto 2428/1980, de 26 de septiembre.


Guadalupe: decreto de 27 de septiembre de 1.943.


Hervás: decreto 308/1969, de 13 de febrero.

 

Pasarón de la Vera: decreto 98/1998, de 21 de julio.


Plasencia: decreto de 20 de junio de 1.958.


Robledillo de Gata: decreto 39/1994, de 7 de marzo.


Trujillo: decreto 2223/1962, de 5 de septiembre.


Valencia de Alcántara: decreto 38/1997, de 18 de marzo.


Valverde de la Vera: decreto 3838/1970, de 31 de diciembre.


Villanueva de la Vera: decreto 3941/1982, de 15 de diciembre.

- Con expedientes incoados (no declarados):

Hoyos: resolución de 30 de junio de 2.004.


San Martín de Trevejo: resolución de 12 de marzo de 1.991.


Trevejo (Villamiel): resolución de 15 de abril de 1.994.

lunes, 6 de septiembre de 2021

El periódico HOY se hace eco de la publicación del libro "Templos romanos de Extremadura: álbum fotográfico"

 

El pasado día 4 de septiembre era incluida en la edición en papel del extremeño periódico HOY una noticia a través de la cual se hablaba de la reciente publicación del libro "Templos romanos de Extremadura: álbum fotográfico". Formando parte desde unas horas antes, a fines del día 3, en la versión digital, gracias a la entrevista ofrecida al periodista Evaristo Fernández de Vega se divulgaba la creación y existencia de esta obra, vinculada desde sus orígenes con el presente blog. Extremadamente satisfechos con el reconocimiento de este trabajo, así como con la divulgación que, una vez más, logramos ejercer sobre el patrimonio menos conocido de la región, queremos compartir con vosotros no sólo el hecho en sí, sino inclusive el artículo que el diario ofreciese a sus lectores, honrados con poder salir entre las páginas del mismo, así como enormemente agradecidos tanto a Evaristo Fernández como a HOY por haber puesto su mirada en este álbum, destinado a promocionar nuestra herencia romana y excelsa valía patrimonial de Extremadura. Esperamos que os guste.

https://www.hoy.es/extremadura/templos-romanos-region-20210903201655-nt.html

"Un extremeño medio raramente tendrá dificultad para recordar el nombre de un templo romano. Tener en la ciudad de Mérida el popular Templo de Diana facilita bastante las cosas. Pero no resultará tan sencillo si en lugar de un templo, hablamos de dos, tres o cuatro.

Samuel Rodríguez Carrero no se considera una excepción. Durante muchos años apenas supo de la existencia del Templo de Diana, pero su curiosidad por la historia y el arte –es autor del blog 'Extremadura: Caminos de cultura', colabora con el programa de televisión 'El Lince con Botas' y en 2019 descubrió un dolmen en la Dehesa Boyal de Arroyo de la Luz– le ha permitido sacar a la luz una obra en la que muestra los templos romanos que salpican la geografía extremeña.

Tanto las fotografías como los textos son obra suya y permiten acercarse a una realidad que en ocasiones resulta desconocida. «Los dioses clásicos una vez vivieron en Extremadura. Júpiter, Marte o Minerva fueron idolatrados en las tierras que hoy conforman nuestra región, rezados e invocados por los que fueran habitantes de estos lares», asegura.

A ese lejano mundo se acercó con curiosidad hace tiempo y después de estudiar a fondo esa realidad cree que los extremeños debieran sentirse orgullosos de los templos romanos que conservan.

Rodríguez Carrero, que estudió Turismo por la UEx y es funcionario en la Fiscalía de Badajoz, reconoce que en la ciudad en la que vive y trabaja no existen ejemplos de este tipo. «Aquí tenemos el yacimiento de La Cocosa, cerca de Valverde de Leganés, y la villa de Las Tomas, que está junto a las naves de Hierros Díaz, en la carretera de Madrid. Pero se trataba de villas, que eran como los cortijos de hoy, situados junto a las explotaciones agrarias o ganaderas de aquella época».

En 'Templos romanos en Extremadura', publicado por Editamás, habla de 15 enclaves que han sobrevivido al tiempo . El Templo de Diana, afirma, es el que mayor cantidad de turistas atrae, si bien aclara que fue sometido a un importante proceso de reconstrucción. «De algunos templos no tenía ni idea, como el de Fuentidueñas, que está a las afueras de Plasencia, o el Nertóbriga, en Fregenal de la Sierra. Realmente cuando pensamos en los dioses grecolatinos nos resulta algo ajeno y exótico, pero realmente fueron idolatrados aquí», añade.

Ahora que los conoce, Samuel destaca el valor del Templo de Alcántara. «Es el mejor conservado de todos, una joya que se levantó cuando se teminó la obra de ingeniería, pero queda eclipsado junto a un puente tan importante».

Acercarse a esos 15 templos le ha permitido extraer algunas conclusiones. «Me encantaría poder mirar por un agujerito para asomarme a aquella época. Pero realmente no me gustaría vivir allí, en el mundo romano existía la esclavitud». También encuentra diferencias importantes entre la religión actual y la que se practicaba entonces. «Los romanos hacían una especie de contrato con los dioses. Realizaban ofrendas en el templo y a cambio esperaban recibir favores. Es distinto a la religiosidad cristiana, en la que se reza a Dios pero la base está en que uno debe ser buena persona»."

viernes, 27 de agosto de 2021

Joyas de las artes plásticas de Extremadura: Dama de Regina, o diosa Juno del yacimiento reginense, en el Museo Arqueológio Provincial de Badajoz

 

El 14 de julio de 2.010 tenía lugar, con presentación en directo a los medios de comunicación y autoridades competentes incluida, la extracción formal de una recién hallada escultura enterrada junto a los vestigios de lo que fueran los tres templos que en el foro de la ciudad romana de Regina sirvieran antaño al culto hacia la denominada Tríada Capitolina. Junto a la exposición de una también descubierta cabeza broncínea de un sacro bóvido, cuyos cortos cuernos plantea el estar ante la testa de un toro o ante la imagen de un buey,  la exhumación de la escultura marmórea supondría el broche de oro a las excavaciones que durante aquella campaña arqueológica veraniega prolongaban los trabajos científicos que en el yacimiento reginense, cercano a Casas de Reina, se llevaban dando de manera prácticamente continua desde que a comienzos de los pasados años setenta D. Mariano del Amo y de la Hera inaugurase las mismas, centrándose entonces en la zona teatral, prolongándose a partir de 1.978 hacia otros puntos de la antigua ciudad latina, dándose a conocer en 1.988 parte del área forense de la urbe, centrándose los estudios sobre ésta durante las campañas efectuadas entre 2.008 y 2.012. Poco a poco iba viendo la luz el municipio del que, ya en 1.789, haría mención el jesuita D. Juan Francisco de Masdéu en el tomo VI de su "Historia Crítica de España, y de la Cultura Española en todo género", ubicándolo en los terrenos que por entonces ocupaba la aldea pacense de San Pedro de Villacorza, dato respaldado por el ilustrado gijonés D. Juan Agustín Ceán Bermúdez en su "Sumario de las antigüedades romanas que hay en España, en especial las referentes a las Bellas Artes", publicado en 1.832 póstumamente a la muerte de su autor. 

Regina Turdulorum, ciudad de la Beturia Túrdula, inscrita en el Conventus Cordubensis de la provincia de la Baetica, sería fundada al parecer a comienzos de nuestra era adquiriendo el estatus de municipio durante el reinado de Vespasiano, en torno al año 74 d.C. Bajando la población, declarada la Pax Augusta, al llano desde lo alto del llamado cerro de las Nieves, donde hoy se levanta el castillo de Reina y antaño se erigiese un oppidum, tal concesión supondría la construcción de un foro propio para una urbe de tal categoría, sita ésta junto a una relevante vía de comunicación entre Emérita Augusta (Mérida) y Astigi (Écija), conectando la vega media del Guadiana con la cuenca media del Guadalquivir, cercana a zonas mineras e inserta en las fértiles tierras de lo que hoy es la extremeña Campiña Sur. Sus datos históricos, sin embargo, no son abundantes, no teniéndose más noticias de la ciudad desde que en el 619 se dirimiese un pleito entre ella y Celti (Peñaflor; Sevilla) en el II Sínodo Hispalense, donde se reunirían convocados por San Isidoro de Sevilla los obispos de la Bética en pleno dominio visigodo. Abandonada posiblemente a raíz de la llegada a la península de los musulmanes, sus edificios irían poco a poco cayendo en el olvido, devastados por el abandono y el paso del tiempo hasta que, reconquistada la comarca, se reaprovechasen las viejas estructuras del teatro romano para la edificación de la iglesia dedicada a San Pedro en la recién creada aldea homónima al primer Obispo de Roma, reutilizados muchos de sus materiales a lo largo de los siglos en la erección o complementación de edificios cercanos, figurando así sillares almohadillados en las bases de la alcazaba regina, capiteles o restos de fustes en los aledaños de la iglesia de San Sebastián y ermita del Ara, en Reina y Fuente del Arco respectivamente, o piezas marmóreas inscritas en las parroquias de Casas de Reina o de Valverde de Llerena, así una inscripción en el muro del evangelio de la iglesia de Santiago Apóstol casarreña, o una columna como peldaño en la portada abierta a los pies del templo valverdeño de la Purísima Concepción.

Arriba y abajo: partida en dos porciones, desconociéndose la fecha exacta de la fragmentación, la estatua designada a representar la diosa Juno y diseñada aun en bulto redondo para ser exhibida frontalmente desde probablemente el altar que centrase la cella del templo dedicado a la reina del Olimpo en el área forense de Regina, muestra al sacro personaje sentado, vestido con túnica sobre la que cae desde la cabeza un manto o palla que termina cubriendo las piernas de la deidad, otorgándole así un aire de solemnidad que el autor supo plasmar sobre mármol procedente de la zona lusa de Borba-Estremoz, ayudando este dato vinculado con su naturaleza, observándose igualmente similar técnica escultórica sumada a la comunión entre pose y proporciones anatómicas de la fémina representada, a la vinculación final de sendas porciones llegadas al Museo Arqueológico Provincial de Badajoz en dos momentos y por vías diferentes, preservada hasta 2.010 la pieza superior sepultada entre los vestigios forenses del yacimiento reginense (arriba), reutilizada su porción inferior presuntamente en el siglo XVII a fin de labrar sobre la cara posterior del mismo -perdiendo casi la totalidad del escaño sobre el que descansase la diosa- el que fuera escudo de D. Sancho de Paz el Viejo (abajo), destinado a todas luces al convento de San Buenaventura o San Francisco de la ciudad llerenense, fundado bajo el patronazgo de tal familia y donde el ilustre personaje planteara instalar el panteón familiar, posiblemente quedando en su capilla ubicado el blasón hasta el derribo de gran parte del inmueble monacal una vez desomortizado el mismo.

Adquirida a un anticuario cacereño por el Ministerio de Cultura en 1.987, pasaría el 19 de junio de 1.987 a formar parte de los fondos del Museo Arqueológico Provincial de Badajoz una pieza reutilizada en la Llerena del Siglo de Oro como material marmóreo donde labrar un escudo señorial, atribuido al que fuera Contador Mayor de Castilla durante el reinado de los Reyes Católicos y tesorero de la Casa de Contratación de Indias en época de Carlos V,  D. Sancho de Paz el Viejo. Procedería ésta presuntamente -y concordando con los datos citados en el contrato de compra, donde se indica la toma de la misma del derribo de un convento gótico llerenense, terminando en manos particulares locales hasta la transacción al negocio cacereño referido- del convento franciscano de San Buenaventura o de San Francisco, cuya sede definitiva fuera concluida en 1.540 bajo el patronazgo del ilustre personaje mencionado, que deseaba fundar allí su capilla-panteón familiar, suprimido el cenobio a raíz de la Real Orden de Exclaustración Eclesiástica de 25 de julio de 1.835, posteriormente desamortizado hasta devenir la desaparición de gran parte del edificio. Cincelados en un blasón cuartelado torreones en sus cuarteles primero y cuarto, tres rombos a sinistra en los dos restantes, el interés principal de la pieza, sin embargo, no recaería en la divisa heráldica expuesta, sino en la propia pieza marmórea en sí, esculpida la obra patronímica en la cara posterior de una antigua escultura, adivinándose por el flanco contrario al escudo lo que debieron ser las piernas de una representación humana sentada, vestida con túnica antepuesta por manto y correspondiente, a todas luces, a una figura femenina sedente, bien algún personaje relevante de la época de fabricación, fechada durante el dominio romano, o inclusive alguna deidad expuesta o adorada en la cercana ciudad de Regina, de donde se supuso que podría ser originaria la obra, sin disponer de detalles sobre su hallazgo pero conociéndose el expolio constante al que era sometido desde antaño el yacimiento latino. La supuesta respuesta a la incógnita, aunque con más de veinte años de tardanza, llegaría finalmente al desenterrarse la escultura que aguardase junto a los templos forenses de la antigua urbe. Alcanzando el metro de altitud, de un tamaño algo superior al natural, se basaba la misma en la representación de la mitad superior o torso de un personaje femenino velado cuya pose, dimensiones representativas antropomorfas, cincelado y naturaleza marmórea originaria de la zona Borba-Estremoz casarían con las características mostradas por la pieza llerenense. Bautizada inicialmente como Dama de Regina, su identificación con la diosa Juno terminaría no sólo planteándose sino, rápidamente, cobrando valor, siendo exhumada de entre los terrenos adyacentes a la parte trasera del templo más oriental de aquéllos identificados como sede de la veneración a la Tríada Capitolina, formada por Júpiter, Juno y Minerva, respaldada la devoción a la diosa del matrimonio en la ciudad bética por un altar dedicado a ésta descubierto en el mismo teatro del municipio. 

Arriba y abajo: excavada la zona forense de la ciudad de Regina a partir del año 1.988, los campañas centradas en ella, especialmente aquéllas ejecutadas entre 2.008 y 2.012, sacarían a la luz los vestigios de tres templos de planimetría prácticamente idéntica (arriba), con 14,20 metros de longitud y 7,10 metros de anchura cada uno, separados entre ellos por un pasillo de 0,60 metros de ancho que les llevaría a ser identificados como área sacra destinada a la veneración de la conocida como Tríada Capitolina, diseñado cada edículo como edificio tetrástilo, con cuatro columnas al frente sobre un bajo podio de mampostería donde descansan pronaos y cella, antecedidos por baja escalinata compuesta de entre cuatro y cinco escalones graníticos, cumplimentados por columnas marmóreas de orden corintio que sitas en las esquinas reforzadas por sillares de cada estancia hacen de cada monumento una simbiosis entre los diseños próstilo y períptero, siendo tras la naos del inmueble más septentrional (abajo) -derecha visto el conjunto desde su frente- donde se descubriese en el verano de 2.010 sepultado el torso de la que diera en llamarse Dama de Regina, hasta el momento la pieza mueble principal de entre las rescatadas en el yacimiento romano que brilla por su riqueza patrimonial en plena Campiña Sur.

Coronada con diadema, con el cabello rizado partido por la mitad y mostrando sus rizos recogidos caer tras los oídos, de ojos almendrados y vestida con lo que pareciese stola con mangas abotonadas y anudada bajo los senos sobre la que queda antepuesta una palla o manto que cae desde su velada cabeza, privada de antebrazos y diseñada según los cánones clásicos, la Dama o diosa Juno de Regina recuerda, cumplimentado el torso con las piernas desmembradas, la representación de otras deidades femeninas olímpicas, así la diosa Ceres que fuera hallada entre los restos del teatro romano emeritense, identificada sin embargo ésta últimamente según algunos autores con la emperatriz Livia, cuya tradicional imagen idealizada, aún tocada con velo como sacerdotisa augustal, refleja su carácter matriarcal, otorgado igualmente a la reina del Olimpo como matrona primordial de la cultura greco-latina. Simbiosis entre la idealización de lo sagrado, la humanización de los dioses y la vinculación de los más altos valores morales con los personajes, sacros o terrenales, más relevantes, que podemos contemplar en el ejemplar reginense, destacando entre los tesoros muebles descubiertos en el yacimiento primordial de la Campiña Sur, cuyo catálogo amplían por su relevancia histórica y artística los tres bustos rescatados del pozo inscrito en el área forense, dedicados al emperador Trajano, al posible genio velado del municipio, así como a un príncipe de la dinastia Claudia que algunos han querido identificar con un joven Claudio. Esperando éstos aún a ser expuestos, la Dama de Regina, sin embargo, cuenta desde el 22 de junio con su espacio propio en el patio mudéjar del palacio de los Condes de la Roca, sede el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz, exhibiéndose no solamente el torso descubierto en 2.010, sino junto a éste la pieza adquirida en 1.987 que el público podía contemplar desde años atrás en la sala dedicada a Roma de la galería museística, asumida la pertenencia primitiva de ambas fracciones a una misma escultura, aceptada la teoría que respaldase con un detallado estudio el arqueologo Andrés Fernando Silva Cordero, relevándose como toda una joya del patrimonio arqueológico romano español así como de las artes plásticas heredadas por nuestra región.



Arriba y abajo: conocida desde antaño la riqueza arqueológica del yacimiento reginense a pesar de no ser hasta el siglo XVIII cuando el mismo fuera identificado con la ciudad de Regina Turdulorum, el expolio de sus vestigios sería una constante a lo largo de los siglos, reaprovechándose, como se hiciese con la parte inferior de la estatua forense de la diosa Juno, muchos de los tesoros muebles o elementos constructivos de los añejos inmuebles latinos en la erección o complementación de monumentos posteriores, tal y como aún hoy en día puede apreciarse en varias de las localidades de la Campiña Sur que circundan la zona ocupada antaño por la urbe romana, conocida como Torre de los sillares aquélla que, en el vértice más oriental de la alcazaba de Reina (arriba, primeras dos imágenes), exhibe en su base piezas graníticas que, por su almohadillado, puede suponerse el provenir de la ciudad que un día floreció a los pies del cerro donde se asienta la islámica fortaleza, restando en los aledaños de la iglesia dedicada a San Sebastián, en la también localidad regina (arriba, imagen tercera), un destacado capitel que bien pudiera haberse recuperado de los restos de algún edificio monumental que se irguiera en el antiguo municipio, conservado un ejemplar de más modestas dimensiones y estilo jónico, junto a otros restos marmóreos y posibles retazos de fustes, en el patio interior del complejo religioso-rural donde queda inscrita la ermita de Nuestra Señora del Ara, en las cercanías de Fuente del Arco (abajo, y siguiente), siendo un fuste marmóreo también el que aún hoy sirve de escalón de entrada en la portada renacentista abierta a los pies y bajo la torre-fachada gótico-mudéjar de la parroquia dedicada a la Purísima Concepción de Valverde de Llerena (abajo, imagen tercera), inscrita en el lado del evangelio de la también gótico-mudéjar parroquia de Santiago Apóstol, en Casas de Reina, la lápida dedicada a Calpurnius y al hijo de Varo (abajo, imagen cuarta), siendo un posible altar el expuesto junto a otros marmóreos restos de fustes en el lado de la epístola de la iglesia dedicada a Nuestra Señora de la Asunción de Valencia de las Torres (abajo, imagen quinta), pudiendo en este caso pensarse, dada una mayor lejanía con el yacimiento reginense, en una proveniencia más cercana al mismo, quizás alguna villa o santuario circundante a la antigua ciudad latina, como también se baraja en el caso de la ermita del Ara, o como seguramente sea el caso visto ante los retazos romanos reutilizados en la parroquia de la Purísima Concepción de Granja de Torrehermosa (abajo, imagen sexta), recogidos éstos quizás de la antigua Arsa o Municipium Lulium Ugultuniacum, enclavado en lo que hoy es la localidad de Azuaga.






jueves, 19 de agosto de 2021

Imagen del mes: Ermita de San Pedro de Alcántara, en las cercanías de Deleitosa

 

Enclavados a poca distancia del flanco sureño del conocido como convento de San Juan de la Viciosa, también llamado San Juan de los Habaneros o, más formalmente, San Juan Bautista o San Juan de la Penitencia -en honor a su primer protector, D. Juan Álvarez de Toledo y Monroy, IV conde de Oropesa y III Conde de Deleitosa-, aparecen también en el valle de la Viciosa - o Vicioso-, entre los arroyos de los Frailes y de Rocastaño, los restos de lo que al parecer fuera ermita vinculada con el cenobio llamada popularmente como de San Pedro de Alcántara, de menudas dimensiones y fábrica pizarrosa que pudiera corresponder con la capilla que, según el Interrogatorio de la Real Audiencia de Extremadura de 1.791, sobreviese por entonces en las cercanías del monasterio construida y habitada por el mismísimo santo patrono de la región, cuya labor fundadora le llevara en torno a 1.561 a establecer el primigenio conventual, poco antes de enfermar en él y, tras partir de éste y ser acogido en el Palacio de Oropesa o Castillo de los Álvarez de Toledo, fallecer en la localidad abulense de Arenas, desde entonces Arenas de San Pedro, camino del también erigido por el santo alcantarino convento anexo a la ermita de San Andrés del Monte, donde sería posteriormente enterrado.

Deleitosa (Cáceres). Siglos XVI-XVII; estilo renacentista/barroco.

Arriba: partiendo desde el flanco occidental de la localidad de Deleitosa, tomando la calle Miguel de Unamuno frente al Matadero de Eduardo Nieto Larra, el sendero que discurre primero hacia poniente, poco después hacia el Nororeste camino de la fuente de La Retuerta, nos acercará hasta el arroyo de los Frailes, enclavándose a poca distancia de la desembocadura en él del arroyo de Rocastaño, inmediato al camino de acceso al antiguo convento de la Viciosa, los vestigios de lo que al parecer fuera ermita de San Pedro de Alcántara, única aún en pie, a pesar de su ruina, de entre aquellas varias que circundarían el viejo cenobio, contabilizado en el siglo XVII un total de siete capillas, seis de ellas construidas una vez entregado el convento a  los Agustinos Recoletos en 1.606, consagradas éstas -tal y como informa el abate René Tiron en su obra decimonónica orientada a la historia y trajes de las Órdenes religiosas- a San Agustín -edificada a expensas del licenciado Nuño de Camiñas-, a Santa Mónica -edificada a expensas de la duquesa de Nájera-, a la Encarnación -construida a expensas del licenciado Baltasar Velázquez-, a San José -donada por un escribano de la provincia de Madrid-, la de San Nicolás de Tolentino -erigida a expensas de Catalina de Orellana y Mendoza-, y a Santa María Magdalena -financiada por Diego de los Cobos, marqués de Camarasa-, siendo la de San Pedro de Alcántara obra del mismo fraile franciscano, donde instalase una Natividad a imitación de San Francisco de Asís, ofrendada inicialmente por él a la Virgen de Belén, tal y como indicaría fray Alonso de San Bernardo en su obra dedicada en 1.783 al santo reformador.

Arriba: fundado el primigenio convento franciscano bajo las austeras directrices marcadas dentro de la Custodia de San José, siguiendo la extrema reforma llevada a cabo por su custodio San Pedro de Alcántara, también llamada reforma alcantarina, imitando en humildad el recién instaurado por él cenobio de Pedroso de Acím, conocido como convento de la Purísima Concepción de El Palancar, se presentaba este edificio monacal en la zona baja del valle, construido de manera sencilla en terrenos cedidos por el III conde de Oropesa y su esposa, II condesa de Deleitosa -D. Fernando Álvarez de Toledo y Figueroa, y Doña Beatriz de Monroy y Ayala-, con fábrica pobre y escasas dimensiones acopladas a una casa de campo que tales nobles allí disponían para las jornadas cinegéticas, abandonado por los franciscanos -de la provincia de San Gabriel desde 1.593- en 1.603 y reasignado a los Agustinos Recoletos apenas un año después, incendiado al poco de tomar éstos posesión del enclave hacia 1.606 -dirigiéndose tras el incidente los hermanos hacia una zona más elevada de la misma cuenca geográfica a fin de construir un nuevo inmueble, más amplio y cómodo para la vida monástica, fundado por fray Diego de Jesús-, cayendo la vetusta obra alcantarina en abandono y desuso, considerada por algunos autores lo que se conoce como ermita de San Pedro de Alcántara los vestigios de tal vivienda clerical, si bien los restos arquitectónicos preservados se acercan a las directrices que, según el abate Tiron, ofrecían ediliciamente cada una de las ermitas que acabaron rodeando el nuevo convento agustino y a las que pudiera haberse visto acoplada la primigenia capilla franciscana, diseñadas para el retiro espiritual de los monjes y dotadas por ello de oratorio, celda para el descanso, cocina, aposento para el trabajo, jardín y campanario.

Arriba y abajo: figurando en ruina la mitad oriental del supuesto añejo sacro eremitorio, la fábrica aún en pie, constituida de materiales humildes, fundamentalmente esquistos, cuarcitas y ladrillo, ofrece en el flanco occidental del edificio la que pareciera portada principal (arriba), quizás primigeniamente única, de acceso al interior del bien, cumplimentada con un ventanal a su diestra exterior, dando paso a una pequeña estancia cuyo muro norteño aparece horadado (abajo), abierta otra puerta frente a la inicial, hoy tapiada (abajo, siguiente), así como una tercera entrada, ésta de paso al habitáculo contiguo sito en la zona meridional (abajo, imagen tercera), cubierto el primer espacio por bóveda de arista latericia (abajo, imágenes cuarta y quinta), el segundo con bóveda de cañón de naturaleza similar (abajo, imágenes sexta y séptima), siendo este segundo modelo el también visto coronando un tercer enclave de escasas dimensiones abierto al anterior (abajo, imagen octava), resultando difícil precisar la función que inicialmente se le diera a estos espacios, quizás destinados a las labores diarias y descanso del fraile allí retirado -sin olvidar la posibilidad de estar ante los retazos del primitivo cenobio alcantarino-, pudiendo destinarse a oratorio o iglesia el enclave al que, desde la portada de la estancia noroccidental, se diera paso a la zona hoy caída, entre cuyos muros pueden adivinarse las que fueran pechinas septentrionales de una bóveda de arista o pequeña cúpula (abajo, imágenes novena y décima), desaparecida en este monumento al igual que el resto de la construcción que cumplimentase el alargado espacio que completase tal sector levantino del edificio (abajo, imágenes undécimo y duodécima), ocupado hoy por los caídos retazos arquitectónicos de la obra (abajo, imágenes décimo tercera a décima quinta), devastada quizás, como así lo fuera el cenobio, por las tropas napoleónicas que al inicio de la contienda decimonónica hispano-francesa pasaran por el lugar.












Arriba y abajo: apreciándose desde la supuesta ermita de San Pedro de Alcántara la silueta de algunos de los paredones preservados en pie del que fuera segundo convento, o convento agustino de San Juan Bautista de la Viciosa (arriba), lleva el sendero que discurre junto a la orilla izquierda del arroyo de Rocastaño hacia el antiguo cenobio (abajo), accediéndose a éste tras superar el mencionado cauce fluvial por un sencillo puente de único ojo y humilde fábrica pizarrosa (abajo, siguiente), alcanzándose por la cuesta de subida los primeros muros pertenecientes a la esquina suroriental del vetusto edificio (abajo, imagen tercera), llegando poco después a la actual portada de acceso (abajo, imagen cuarta), a través de la cual se pasa a la esquina Sureste del gran espacio centrado hoy por el amplio claustro del lugar -perdidos gran parte de los muros de división internos entre estancias y sus respectivas bóvedas-, observándose a la izquierda del portalón el ala meridional del monasterio (abajo, imagen quinta), de frente su hermana levantina y posible espacio ocupado antaño por la iglesia del lugar -donde una venerada imagen de Santa Rita de Casia recordase la vinculación de la orden agustina con la patrona de las causas imposibles- (abajo, imagen sexta), restando del patio conventual apenas las paredes que separasen éste de sus flancos externos, sucumbida la obra edilicia que circundase el claustro en su interior (abajo, imágenes séptima y octava), apreciándose entre las dependencias conservadas en la esquina nororiental del monumento la altitud de las dos plantas de que constase la casa (abajo, imagen novena), punto de acceso al espacio arquitectónico cuyo plano se prolonga desde tal rincón monacal hacia el Noreste (abajo, imágenes décima a duodécima), observándose desde lo que fueran exteriores septentrionales del convento la planta de tal ramal -posible enfermería- asociado al ala más norteña del conventual (abajo, imagen décimo tercera), dando ésta (abajo, imágenes décimo cuarta y décimo quinta), al ala más occidental (abajo, imágenes décimo sexta y décimo séptima), hoy abierta a los ricos campos que siempre rodearon la casa desde sus orígenes y hasta su definitivo abandonado a raíz de las órdenes de desamortización de 1.836, cuando el cenobio ya sólo era ocupado, según Pascual Madoz en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de 1.848, por tres hermanos, tras regresar y restaurar los frailes parte del monumento que las tropas francesas saqueasen y destruyesen en 1.808.


















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...