domingo, 10 de diciembre de 2017

Imagen del mes: Cripta de la Basílica de Santa Eulalia, en Mérida


Un cirio ilumina y revela al visitante el preciso enclave donde todo apunta se ubicaba la tumba primitiva de la canonizada mártir Eulalia, mausoleo ubicado a pocos metros del público lugar de ejecuciones de la Emérita Augusta del Bajo Imperio Romano, donde supuestamente un 10 de diciembre del año 304 d.C recibiría la joven tormento hasta su fallecimiento, convertida su figura en precursora del cristianismo hispano, así como su túmulo funerario en punto de partida de  una amplia necrópolis que recogería durante siglos a los creyentes que deseaban yacer junto al lugar dispuesto para el eterno descanso de Olalla, base de una basílica donde tal cementerio sería reutilizado y convertido posteriormente en cripta de la misma.
Mérida (Badajoz). Siglos IV-XVI; estilos artísticos diversos y entremezclados debido a la yuxtaposición de elementos arqueológicos de diversa cronología resultante en el yacimiento, desde el paleocristiano al renacentista, sin que falten vestigios romanos de comienzo de la actual era, o restos de edificios datados durante la dominación musulmana medieval del lugar.



Arriba: localizada la supuesta sepultura original de santa Eulalia bajo el mismo altar del edificio religioso, descubierta a raíz de las últimas excavaciones arqueológicas ejecutadas entre los años 1.989 y 1.991 del pasado siglo, todo apunta, tal y como ya señalaron diversos autores de la antigüedad, que junto al túmulo original de la joven mártir, convertido en templo inicial, se expandió una amplia necrópolis donde tumbas y mausoleos ocupaban un amplio espacio antes destinado a solar de viviendas, reestructurado a raíz de la elevación de una basílica visigoda, germen de la actual, donde una amplia porción de ese primer cementerio quedaría englobado, reutilizado constantemente con el paso de los siglos mientras el recinto sacro mantuvo su uso litúrgico.

Abajo: junto a la lápida que señala el lugar de enterramiento del "varon ilustre" Gregorio, posterior sepultura de Perpetua y del archidiácono Eleuterio en época visigoda, parte la escalera de acceso a la cripta de uno de los mausoleos paleocristianos que rodeaban la tumba de santa Eulalia, superviviente de la demolición generalizada de túmulos que conllevó la construcción de la basílica del siglo V, convertido en 1.595 en panteón de D. Juan Mexia por su esposa Dª Ana de Moscoso, quien, entre las medidas de readecuación del enclave, dictaminaría también la decoración del lugar con diversos frescos renacentistas, observándose la plasmación de varios personajes religiosos tales como San Juan Bautista, Santa Ana o San Martín de Tours, así como escenas de la Pasión de Cristo.


Abajo: un capitel corintio descansa junto a los restos de una tumba antropomorfa, en clara exposición y ejemplo de la yuxtaposición de elementos arqueológicos y estilos artísticos que se da en la cripta de la emeritense basílica.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...