martes, 11 de enero de 2011

Dolmen de Lácara


Uno de los más significativos ejemplos que demuestran que, ya desde antaño, las tierras de Extremadura eran queridas y admiradas por el ser humano, que deseaba hacer de ellas su hogar, es el gran número de dólmenes que, aún hoy en día, pueblan nuestra región, salpicando prácticamente, en mayor o menor medida, cada una de las comarcas que nos conforman.
El megalitismo, nombre dado al sistema de construcción a base de grandes losas y moles de piedra que se dio durante el Neolítico, expandiéndose a lo largo de varios siglos y etapas postpaleolíticas posteriores, tiene en Extremadura uno de sus más importantes enclaves. Originario, según algunos estudiosos, de la zona atlántica europea, de donde se fue expandiendo hacia la cuenca mediterránea, en las tierras extremeñas muestra también esa proliferación geográfica, ubicándose su mayor número de construcciones en la zona occidental, cercana al Atlántico, de donde van ramificándose hacia otras comarcas más interiores.
Uno de los más bellos ejemplos del megalitismo extremeño lo encontramos en la comarca de Lácara, zona central de Extremadura, limítrofe al norte con la provincia cacereña y cercana a la ciudad de Mérida. Allí, en medio de una rica dehesa, se levanta desde el Calcolítico el conocido como Dolmen de Lácara, adquirido en diciembre de 2.009 por la Junta de Extremadura, y considerado el mayor dolmen de nuestra región, y uno de los más importantes de la Península Ibérica.



Arriba: imagen del largo corredor cubierto con dinteles que daba acceso a la cámara, estupendamente conservado en el dolmen de Lácara.
Abajo: vista desde el corredor de la cámara mortuoria, peor conservada que el anterior, pero donde aún un ortostato de grandes dimensiones (losa vertical) se mantiene en su ubicación inicial y tamaño original, dando idea de la majestuosidad del monumento.



Tipológicamente, el dolmen de Lácara correspondería al de cámara con corredor, donde un largo pasillo, compuesto por dos filas paralelas de ortostatos de baja altura, cubiertos por losas en forma de dintel, daría acceso a una alta cámara funeraria, originariamente cubierta de una gran losa, a manera de cúpula pétrea, sujetada por otros tantos bloques. Exteriormente, el conjunto estaría a su vez cubierto de arena, tierra y piedras, formando un túmulo del que aún quedan vestigios, usado para fines religioso-funerarios por la comunidad, como demuestran los  restos de ajuares del Calcolítico y la Edad del Bronce hallados en su interior y conservados en el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.

Cómo llegar:

Para visitar el dolmen de Lácara debemos dirigirnos a la comarca de igual nombre, cercana a Mérida, y tomar la carretera EX-214, que une Aljucén con la Roca de la Sierra. En la mitad de este trayecto se encuentra La Nava de Santiago, y a su vez sobre la mitad del tramo que va desde Aljucén a la Nava de Santiago, a unos 10 kilómetros en cualquiera de los sentidos, hallaremos el acceso al dolmen, en el margen derecho de la carretera en dirección a Aljucén, y viceversa. Una señal de tráfico en dicho margen nos señala la entrada al monumento, debiendo parar en ese mismo punto (por lo que no es recomendable conducir a gran velocidad sobre esta altura), encontrando un moderado margen en tierra donde estacionar el vehículo. Allí, dos verjas nos darán la bienvenida, hallándose juntas pero dando entrada a dos fincas distintas. La de la izquierda, para viandantes, es por la que debemos adentrarnos, siguiendo a continuación un camino sin acondicionar que parte perpendicular a la carretera, y que se proyecta en todo momento junto al vallado de separación de fincas, que conservaremos siempre a nuestra derecha. Más adelante el camino, así como el vallado se curvarán hacia la izquierda, encontrando quizás algún cartel realizado por los alumnos de un colegio donde se nos avisa de la cercanía del dolmen. Pasaremos finalmente junto a unas casas en ruinas, que nos avisan de la llegada a nuestro destino y final de nuestro camino, principio de un regreso a nuestro pasado.



Arriba: vista general del dolmen de Lácara tomada desde los restos del túmulo que aún sobrevive en el exterior de este monumento, declarado Monumento Nacional en 1.913, actual Bien de Interés Histórico y Cultural con la categoría de Monumento entre los catalogados en la ciudad de Mérida.
Abajo: entre los ajuares encontrados dentro del dolmen de Lácara destaca una rica colección de puntas de flechas labradas en diversos materiales líticos de gran calidad, que se exponen entre las vitrinas de la Sala dedicada a la Prehistoria en el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz, una visita recomendable y complementaria al dolmen para conocer más aspectos de esta etapa histórica de nuestra región.

2 comentarios:

  1. El Dólmen de Lácara ha sido recientemente restaurado y está situado en la carretera de La Nava de Santiago a Aljucén. Está perfectamente señalizado y existe una zona de aparcamiento, desde el cual aprox a 500mts que hay que realizar a pie, nos encontraremos con esta maravilla del megalitismo.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por el comentario y la actualización relacionada con la restauración de este monumento y la adecuación del acceso al mismo. Espero que ambos proyectos sirvan para acercar más al pueblo este excelente dolmen que nos lega la historia y que nutre el rico patrimonio cultural de Extremadura. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...